top of page
  • Foto del escritorRevista Adynata

Estética Gordx Estrategias de visibilización (fragmento) / la cerda punk

Quiero que quede bien claro, no tengo sobrepeso, soy GORDA y quiero que se me note más de lo que ya se me nota. Soy GORDA porque esta palabra posee una carga y un poder negativo en esta sociedad de mierda y yo no quiero agradarles. Cuando estas cinco letras comiencen a tener una posición neutral, dejaré de llamarme así y buscaré otro lugar de enunciación. Lo mismo con llamarme torta, con llamarme feminista. Creo en el flujo de identidades. Identidades estratégicas escogidas de modo táctico para enfrentarnos a la guerra cotidiana. Palabras, cuerpos y estéticas como armas.


Quiero la magia del exceso, lo que abunda no daña dice el dicho. Quiero ser visible, que a nadie le quede duda que camino por la calle, molestando al ojo heteropatriarcal acostumbrado al sometimiento y uniformalización. Nos hacemos visibles como un ejercicio consciente de perturbación del ojo ajeno. Salir del espacio de la vergüenza.


valeria flores describe la vista como un aparato de producción corporal, plantea que existen ciertos modos de mirar que fabrican cuerpos. Cuerpos heterosexuales, cuerpos agradables, cuerpos delgados. Veo un cuerpo lesbiano, que debe hacerse visible mediante una acción que lo evidencie, cuerpos que existen pero que permanecen ocultos por la heterosexualidad. Por ejemplo, la estrategia de la masculinización de algunas camionas/chongas como un ejercicio para este propósito, “para las chongas que queremos que se nos note, lo torta, lo marimacha (...)”. No quiero decir que todas las camionas son así porque quieren parecer lesbianas, hay muchas que simplemente es la estética que les acomoda, sin otra razón, hay otras medias trans*, otras que ni siquiera son tortas pero se calzan el buzo deportivo como uso cotidiano.


¿Cómo hace un cuerpo que es de por sí visible? La gordura es imposible de ocultar. Si soy torta y quiero pasar desapercibida puedo heterosexualizarme y vivir de cierta forma en el mundo que no sea molesta, puedo ahora incluso casarme y ser una chica de bien siendo lesbiana, siempre y cuando atienda a la heteronorma. Pero, ¿si soy gorda y quiero ocultarme? No es posible, somos un cuerpo expuesto siempre a la vista del otrx, se me nota la grasa por muchas fajas que me ponga, no hay posibilidad de desaparecer, así como lo es también para las negras, para las que andan en silla de ruedas o para las que no tienen plata para prótesis, las travestis y trans* pobres, nuestra cuerpa herida nos deja en evidencia y vulnerables. Parafraseando a laura, del gorda zine, existe una paradoja, nuestro exceso de visibilidad nos invisibiliza a la vez. Ejemplifico: me veo en todas partes, pero cuando quiero hablar sobre ciertas decisiones sobre mi cuerpa, no se escucha lo que digo, se ve mi gordura antes que mi opinión, porque se asume que no estoy sana, que tengo problemas. Entonces, vuelve el ejercicio donde nos unimos con las tortas, ahora tenemos que visibilizar la gordura de otra forma que no sea la de víctima o de patologización, y ese es un modo de acción política, de hacernos presentes y de hablar por nosotras mismas.


Lucressia le agrega el aparato de producción corporal a la existencia de ciertas formas de mirar, que también fabrican ciertos tipos de bellezas y la apuesta a construir nuevos tipos de cuerpas, nuevos tipos de bellestias y nuevos tipos de deseos. A la mierda con los patrones de belleza, sumergirnos en los fluidos corporales múltiples, afines y compañeras, romper con el molde y lo establecido. Bellezas en donde nos aliamos con las chongas que también fueron exiliadas de los patrones normativos, al escaparse de la feminidad obligatoria del cuerpo nacido con vagina, y para nosotras, las gordas porque hay que ser femenina de cierta forma para ser deseable y la grasa no es un atributo que nos haga vernos hermosas. Hermostras y bellestias escarbando entre el percolado heterosexual.



Fuente: Fragmento del texto ESTÉTICA GORDX estrategias de visibilización. Fattfemme y travestismo. Publicado en “La cerda punk. Ensayos desde un feminismo gordo, lésbiko, antikapitalista & antiespecista”. Editado por Trío editorial. Valparaíso, Sept. 2014.



Peggy Bacon. Gorda. 1926. Grabado. 32 × 24.6 cm

תגובות


Entre las figuras poéticas y retóricas, Adynata (plural de Adynaton, que suena a palabra femenina en castellano) compone lo imposible. Procura insurgencias, exageraciones paradojales, lenguas inventadas, disparates colmados, mundos enrevesados, infancias en las que “nada el pájaro y vuela el pez”.

bottom of page