• Revista Adynata

Tertulias esquizoanalíticas. Descolonizar la clínica

Pensar y problematizar la clínica: desbordar las paredes de los consultorios, llevarla por lugares-otros. Hacer con una clínica por fuera del consultorio supone descolonizarla: desmontar a la colonialidad en nuestras escuchas, intervenciones y prácticas de cuidado.


Descolonizar la clínica supone dar lugar a nuevos problemas, éticos, políticos, afectivos. Componer así una subjetividad procesual, donde el deseo es primero de mundo, y luego, personal. El esquizoanálisis en su singular modo de componer la trama entre las fuerzas esquizo y las fuerzas de la representación, nos abre a la problemática de la necesidad de una descolonización en nuestros modos de existencia.


Colonizar ha sido el signo del ejercicio de poder de toda la modernidad, los movimientos históricos y epocales fueron diagramando los flujos sobresalientes para llevar a cabo un proyecto de dominio sobre la tierra, la mente y lo social.

Es así que lo molar subordinó la expresión del cuerpo colectivo molecular, imponiendo lo que se debía pensar, creer, y desestimando toda manifestación de un lenguaje comunitario que diera cuenta de sus ritos, sus costumbres y sus dioses.


Este proyecto aún no terminó, aunque sus modos de expresión hayan adquirido la sofisticación de la tecnología y acaparado todos los medios de comunicación social y generadores de opinión, ya sean escuelas, redes, cine, etc.

Los flujos económicos, geopolíticos, religiosos y de ciencia dominan el territorio produciendo subjetividades colectivas y personales que pasan del consumo (de objetos, conocimiento, información, bienes de la tierra) a la depresión. Una subjetividad narcisista y doliente.


Es un cambio de paradigma de una moral que se rige por la lógica del juicio, a otro que plantea una ética de la amistad, que siguiendo a Spinoza podríamos pensar como un modo de relación en la diversidad que potencie nuestra capacidad de afectar y ser afectados. Una clínica del desvío de los centros hegemónicos de poder para recuperar la potencia de los márgenes, allí donde lo anomal es expresión de una manada.


Una manada que recupere la potencia contenida en la memoria colectiva de los pueblos a través de sus devenires minoritarios. Recuperar lo local, allí donde gravita el suelo como dice Kush.

Es un cambio de paradigma de una moral que se rige por la lógica del juicio, a otro que plantea una ética de la amistad, que siguiendo a Spinoza podríamos pensar como un modo de relación en la diversidad que potencie nuestra capacidad de afectar y ser afectados.


Invitamos a compartir durante cuatro encuentros, diferentes acercamientos y maneras de adentrarse al esquizoanálisis, brindando herramientas clínicas y conceptuales, que buscan problematizar algunas prácticas, experimentando y cartografiando otras.

La actividad es no arancelada y se realizará de manera virtual, por la plataforma Zoom. Tiene un cupo limitado por lo cual es necesario inscribirse previamente.



Imágenes de flyer: collage de María Maestre de la serie “Mujer y naturaleza”.

Entre las figuras poéticas y retóricas, Adynata (plural de Adynaton, que suena a palabra femenina en castellano) compone lo imposible. Procura insurgencias, exageraciones paradojales, lenguas inventadas, disparates colmados, mundos enrevesados, infancias en las que “nada el pájaro y vuela el pez”.