• Revista Adynata

Zaratustreanas V: De para todos y para nadie / Fernando Stivala


¿A quién le habla Zaratustra?


En el preámbulo le habla a ese pueblo que lo burla.


Pueblo como personaje conceptual de las normalidades que muchas veces habitamos.

No son personas que estamos desestimando, es una mayoría vacía. Es la idea de que hay una mayoría que define. No es de nadie, pero todos y todas cargamos con las ideas de esa mayoría.


Ya en los discursos deja de hablarle al pueblo, a los que no quieren escuchar, a los que tienen oídos de dispositivo.


Oídos que saben lo que van a escuchar, que codifican rápidamente lo que escuchan con lo que está dicho. Están tipificados, van a escuchar de una cierta manera.



Zaratustra no quiere hablarle a una mayoría vacía, a una generalidad.


Quiere hablarle a una minoría llena, a una singularidad plena.


Minoría no es otro conjunto. Es ese momento donde podemos escuchar en modo singularidad llena con oídos inauditos.


Fuerza pulsional, chispa, eso que vibra en todxs de manera singular.



En el preámbulo el pueblo lo mira, se ríe, se burla.


Se persigue, pero transciende esa persecuta. La incluye, no le escapa.


Transforma esa persecuta. Pasa de hablarle a un pueblo con oído codificado que se burla de él, a compañeras y compañeros de viaje.


Deja de cargar cadáveres.


Deja de querer convencer.



Zaratustra le habla a quienes quieran hacer ésto por sí mismos.


Poder llevarse al borde de lo desconocido.


Poder tener oídos inauditos.


Compañeras y compañeros que estén en el borde entre lo todavía no sentido y lo nuevo sensible.



Cuando escuchamos en modo normalidades somos esa mayoría vacía.


No le habla a un cuerpo general, no le habla a un nosotros, ni a un yo conocido, ni a un grupo identificable.


Quiere combatir la idea de generalidad, de conjunto, de pertenencia. Sabe que aunque hagamos muchas veces de fuerzas contra-normalidad, rápidamente eso es material funcional para que una ética se convierta en moral.


Creer que hay un grupo destacado al que dirigirse (aunque sea un conjunto que supongamos piola) es el paso del termómetro ético al dragón moral.



No hay pueblo por un lado y los piolas por otro.


Nos habla a todos y todas cada vez que podemos escuchar de cierta manera.



El subtítulo del Zaratustra es ´un libro para todxs y para nadie´


Un libro para todas y todos lxs que estén en ese borde.


Un libro para nadie que se burle y ría desde la solemnidad, para nadie que desestime, para nadie que ignore, para nadie pueblo.


Es un libro para todxs lxs que tengan oídos inauditos, ojos termometrales, sensibilidades singulares.


Anónimo La lucha contra la muerte y el tiempo Oleo sobre tabla 91,2 cm. x 77 cm.


Entre las figuras poéticas y retóricas, Adynata (plural de Adynaton, que suena a palabra femenina en castellano) compone lo imposible. Procura insurgencias, exageraciones paradojales, lenguas inventadas, disparates colmados, mundos enrevesados, infancias en las que “nada el pájaro y vuela el pez”.