top of page
  • Foto del escritorRevista Adynata

Trece maneras de mirar un mirlo / Wallace Stevens

Actualizado: 10 mar

I.

En veinte montañas de nieve,

La única cosa que se movía

Era el ojo del mirlo.

 

II

Me divido en tres sentires,

Como un árbol

Que contiene tres mirlos.

 

III

El mirlo volaba en los vientos de otoño.

Como una pequeña parte del engaño.


IV

Un hombre y una mujer

Son uno.

Un hombre y una mujer y un mirlo

Son uno.

 

V

No sé qué preferir,

La belleza de los acentos

O la belleza de las insinuaciones,

El mirlo silbando

O el instante después.

 

VI

El hielo cubría el ancho ventanal

con cristales salvajes.

La sombra del mirlo

lo cruzó, de un lado a otro.

Su gesto

dibujó en la sombra

un motivo indescifrable.

 

VII

Oh, pobres hombres de Haddam,

¿Por qué imaginan pájaros dorados?

¿No ven cómo el mirlo

Vaga entre los pies

De sus mujeres?

 

VIII

Conozco tonos ilustres

Y ritmos lúcidos, ineludibles;

Pero conozco, también,

Que el mirlo pertenece

A lo que conozco.

 

IX

Cuando el mirlo se apartó de la vista,

Señaló el margen

De uno de los tantos círculos.


X

Ante la imagen de los mirlos

Volando en una luz verde,

incluso las más armónicas bandadas

gritarían con violencia.

 

XI

Viajaba por Connecticut

En un coche de vidrio.

Una vez, el miedo lo atravesó,

Por confundir

La sombra de su equipaje

Con los mirlos.


XII

El río se estremece.

El mirlo estará volando.

 

XIII

Anocheció durante toda la tarde.

Nevaba,

Iba a seguir nevando.

El mirlo se posó

En el cedro, en lo más alto.



 

Nota: Wallace Stevens (1879-1955), junto con T.S. Eliot, una referencia del modernismo anglosajón del siglo veinte.



Leonor Watson. La puerta está abierta. 2023. Técnica mixta sobre papel. 38×28cm

Comments


Entre las figuras poéticas y retóricas, Adynata (plural de Adynaton, que suena a palabra femenina en castellano) compone lo imposible. Procura insurgencias, exageraciones paradojales, lenguas inventadas, disparates colmados, mundos enrevesados, infancias en las que “nada el pájaro y vuela el pez”.

bottom of page