• Revista Adynata

El castillo de quienes buscan sentidos (Todos los mirones son unos matones) / Anne-MarieNorgeu*

¡Circulen, no hay nada para ver! Y el médico afirma: "estamos aquí para proteger a la gente de la mirada idiota"


Si usted viene a La Borde, no podrá instalarse esperando un espectáculo, o pretendiendo investigar el sufrimiento ajeno. Aquí no se le permitirá hacerlo porque, rápidamente, será captado para convertirse en acólito de tal o cual pensionista, de tal o cual persona buscadora de sentido.


La libertad sólo se te concederá al precio de tu propia palabra, a cambio de tu nombre auténtico. Lo primero que tiene que hacer quien llega es decir quién es.


El nombre propio adquiere una nueva sonoridad en este lugar: se escucha pronunciar muy asiduamente. ¿Realmente se te llama a vos con un nombre dicho así? ¿O adquiere un nuevo sentido? Y la formidable interrogación es implacablemente insistente, a la vez que burlona y molesta: "¿quién soy?"


Es que desde el primer día será sometido a la pregunta insistente. Cada quien les preguntará: pacientes, cocineros, personal de jardinería, de lavandería o de medicina... como piedra de toque para verificar la autenticidad de tu modo de estar.


La única respuesta que he podido encontrar es decir: "estoy acá", tratando de estar aquí verdadera y cabalmente. Ahí es cuando todo comienza, sin dudas, Pero lleva tiempo, y se termina comprendiendo.


Quizás la esquizofrenia sea una construcción renga, en reajuste incesante para intentar soportar lo insoportable: una vida que ha perdido su sentido. Así sería la obra de grandes estrategas que trabajan para llegar al fondo de sí mismos.


Me he convertido en rehén de quienes buscan sentido aquí y el único medio para liberarse de su embestida es convertirme en buscadora de sentidos por mi propia cuenta.




* Anne-Marie Norgeu nació el 17 de agosto de 1934 en París. Después de conocer a Fernand Oury, se convierte en su secretaria e ingresa en 1998 a la clínica La Borde, donde se practica la psicoterapia institucional y es dirigida por el hermano, Jean Oury.


Allí permanece como monitora hasta 2015, abocada, entre otras cosas, a la confección del periódico semanal de la clínica.


En 2006 publica La Borde: le château des chercheurs de sens? por medio de Ediciones Érès, y participa de la traducción del alemán al francés de Pathosophie, de Viktor von Weizsäcker, publicado en 2011 por Ediciones Millon.


Luego, se muda a la casa familiar de Haute-épine en L'Oise, hasta su muerte, el 26 de febrero de 2017.


Fuente: “Todos los mirones son unos matones", 2006. En El castillo de quienes buscan sentidos. La vida cotidiana en la clínica psiquiátrica de La Borde. Traducción del francés de Juan Zavala, Cielo Invertido Ediciones, 2022



Carmen Pastrana Ensimismados 03, 2020 Pintura 183 x 240 cm

Entre las figuras poéticas y retóricas, Adynata (plural de Adynaton, que suena a palabra femenina en castellano) compone lo imposible. Procura insurgencias, exageraciones paradojales, lenguas inventadas, disparates colmados, mundos enrevesados, infancias en las que “nada el pájaro y vuela el pez”.