• Revista Adynata

Guardián de las palabras, una carta de Néstor Perlongher

9 de feb., 1984 -año int. de la rata (orwelliana)

Querido[i], qué alejado, pampa y tundra: itsmitos. Acabo de regresar de la Argentina, tras dos estirados meses, que empezaron (7/12) participando de la reunión de formación del grupo: Comisión Pro Defensa de las Libertades Cotidianas (que clama la derogación de los edictos policiales y de la averiguación de antecedentes), el 8/12 me quedé afónico gritando en una estirada marcha de las Madres de Plaza de Mayo, rumbeé primero tras temblequeantes feministas y luego copóme (no cogióme) el ondular, el tremoleo de las enseñas anarquistas como en Odessa, en 1919[ii]: decían las mismas cosas abstractas: Donde hay Estado hay Represión! El 10/12[iii] me llegué al alfonsinismo con el disimulo de una columna gay, cuyo celoso recato rompí zarandeándome a la brasilera entre los tamboriles de los muchachos radicales, donde el recién electo dijo desde el cabildo una pavada escolar. Es como una directora de colegio técnico. Después, la euforia se una se fue enfriando: a fin de enero un cana de tránsito me pidió documentos en el mejor estilo procesista, pero no me llevó. La prepotencia policial empero ha disminuido drásticamente, no así d control. Reprimieron ferozmente una manifestación con un cartel de "Marihuana Liberada” que se transformó en antipolicial. Echaron a los mochileros de Gesell después de desmanes patoteriles (contra minas y maricas) en Mar del Plata.

Al mismo tiempo la revolución es retórica (ya que no, cual el peronismo, semántica). Alfonsín proclama, a lo Lefort[iv], el derecho a la diferencia, al tiempo que reconoce que los grupos de tareas (eufemismo por paramilitares torturadores, etc: a las embarazadas les metían una cucharita en el útero para picanear el feto) se pueden reorganizar con sólo chasquear los dedos. Todo indica que el aparato policíaco-militar está intacto, Alfonsín, en vez de lanzar el Nuremberg, opta por una sinuosidad perversa. Los gangsters serán juzgados por tribunales militares!; las denuncias recibidas en el Ministerio de Defensa... En lo cultural, piedra libre, total libertad de expresión, pero no se dice todo lo que se debiera, porque aún hay pozos de miedo y paranoia (pozos azules, les digo). Entonces la autocensura y la microcensura prosiguen. Un ejemplo marginal: la misma Sarita, en cuya generosidad me he acogido, impidió la salida de un reportaje que, bajo el nombre de Rosa L de Grossman, le hice para Alfonsina, una revista feminista nueva, por temor a que le hincharan en el laburo. En lo económico los nativos parecen haberse acostumbrado a una loca carrera que los lleva de un conchabo al otro, y en esa batalla del sobrevivir consumen energías que les exaltan (y les faltan para otras cosas). El clima es de una euforia moderada La Frase: "La libertad y no el libertinaje".

La cosa gay sigue pesada, hay boliches a rolete pero te chiflan por la calle. Cosas para hacer, muchas. Hay una revista, El Porteño que vale la pena, se puede colaborar. También en Alfonsina[v]. Se ha provincianizado mucho Buenos Aires. Parecía que al levantar la tapa de la olla iba a saltar la lujuria, y no: saltan los cadáveres que aparecen verso a verso. Un gran beso (he optado por volver) de Néstor

Sigo un poquito. Hice mil cosas. Conflictuado con los incipientes (pero burocratizados) grupos gays locales, di una conferencia sobre El sexo de las Locas[vi]. Mi literatura está circulando mucho: mi poema largo "Cadáveres" saldrá en Colombia y Baires[vii] . Acá en Sao Paulo he conseguido una beca un tanto mayor (unos U$S 200), me quedaría acabar mi postgrado. Chicos, darse una vueltita vale la pena, pero quedarse...

Gracias por tu lectura de Evita.

En lo sexual no hay destape!

_______________________________________________

[i] Carta a O [ii] Alusión a las revueltas anarquistas al interior de la Revolución Rusa. [iii] Fecha de asunción de Alfonsín a la presidencia. [iv] Claude Lefort (1924-2010), filósofo francés marxista especializado en análisis del totalitarismo y filosofía de la democracia, co-fundador, junto con Cornelius Castoriadis, de Socialismo o barbarie, desde donde practicó una crítica a la Unión Soviética como capitalismo de Estado [v] Alfonsina fue una revista editada entre 1983 y 1984 por María Moreno, en la que Perlongher colaboró varias veces (algunas como Rosa L. de Grossman). Fue la primera publicación feminista de la vuelta de la democracia. El Porteño fue una revista (contra)cultural fundada por Gabriel Levinas, Miguel Briante y Jorge Di Paola, editada mensualmente entre 1982 y 1993, dirigida por Levinas hasta el 85. La revista fue relevante y disruptiva, tocando temas como derechos humanos, identidades minoritarias, pueblos originarios, arte y literatura underground, y constituyendo un espacio de reflexión política antiautoritaria (participaban también las Madres de Plaza de Mayo), Suplemento cultural, Cerdos & Peces, dirigido por Enrique Syms, que luego se independizó de la revista, fue incluso más radical al punto que inauguró el debate sobre la legalización de la marihuana e investigó la represión a gays y lesbianas durante la dictadura. Estas postura le valieron a la revista varios atentados y amenazas contra sus directores. En El Porteño colaboraron, entre otros, Perlongher, Daniel Molina, María Moreno, Jorge Gumier Maier, Osvaldo Baigorria, Oscar Steimberg, Fogwill, etc. [vi] Conferencia en el Centro de Estudios y Asistencia Sexual (CEAS) y luego publicada como "El sexo de las locas”, en “El Porteño” Nº 28, Bs. As., mayo 1984, incluido en Prosa plebeya. [vii] Antes de aparecer en Alambres (1987), "Cadáveres" fue publicado en Eco Nº44, Bogotá, feb. 1984, y Revista de (Poesía) Nº 1, Bs. As. abril 1984.



*Publicada en Correspondencia. Edición, introducción y notas Cecilia Palmeiro. Editorial Mansalva, 2016.


Marcelo Pombo, Bodhisatva joven y náufrago, 2006. Colección de Arte Amalia Lacroze de Fortabat

49 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo