• Revista Adynata

Poemas para un tiempo de tristes pasiones / Vicente Zito Lema

I

El juego de la muerte en Plaza de Mayo


sábado 27 de febrero de 2021 cuando un partido político (Juntos por el Cambio) celebró con odio la peste.

Perdón Abuelas y Madres de la Plaza,

no saben (esos monstruos) lo que hacen...

y si lo saben / tampoco las humillan…

Ah, son ustedes pura pasión, tanta conciencia…


Así como el mal tiene su arte...

(no se olviden del nazismo

y el Terrorismo de Estado…)

Así también el rencor

engendra su existencia /

la cuida / engorda y reproduce

hasta confundirla con la muerte

(La muerte existe / tiene su potencia…)


La peste de hoy, su festejo,

es un instante atroz

Lo eterno es la lucha

entre la luz y las tinieblas…


No te agigantes, tristeza

Al final de la partida / el amor puede más

que el mísero juego de la muerte...


II

Rencores


¿Quién cierra los ojos aquí?


Ante el espanto, la tristeza de estos días que son parte de otros días… igual de oscuros / náufragos.


¿Podemos olvidar que nuestra historia nació y creció entre violencias y muertes de escaso rezo / de turbias flores…?


Que detrás de estas violencias y muertes, de las duras bregas que no cesan, que de una forma y de otra forma y de mil formas mueven nuestras vidas / la acorralan / hubo riqueza y pobreza / usura / poder y sumisión… Y rencor...


Más que odio corrieron las aguas del rencor, la mas procaz y feroz de las pasiones / que crece con los años, hedionda, venenosa, pálido fantasma que se extiende como mala hierba.


Ese rencor que lleva a matar, y más aún, a humillar en la muerte.


Allí están los muertos de rencor. Desde el comienzo de esta larga memoria. En estas tierras sin pestes / que apestaron.


En estas tierras sin hambre, que hambrearon.


En estas tierras que desbordan de tanta agonía / cada hora de cada día / hasta que la vida y el recuerdo de la vida se volvieron insoportables / como la peste…


Así ayer y así hoy…


¿Cómo fue posible tanto rencor…? ¿Qué pasó con nuestras pasiones, nuestras glorias? ¿Quién cuidará de nuestros cuerpos? ¿Dónde calmar nuestras almas? ¿Qué luz tendrá / que músicas / la mañana que espera…?



Gil Imaná Garrón Sin título, 1975 Óleo sobre tela


93 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo