top of page
  • Revista Adynata

Precarias: conjuros para abrir cerrojos* / Patricia Mercado-Gonzalo Sanguinetti


(precarias): Intercesoras de lo frágil e inestable, lo endeble y provisorio, lo delicado y

vulnerable.

De su raíz etimológica florece la palabra "plegaria". Ambas comparten un gesto común: el de una circunstancia que decide confiar en lo que un puñado de oraciones puede ante la demasiada vida. Estremecimiento que se abraza sin garantías, a la promesa de las palabras.

Conforman líneas de hechicería: cantos, oraciones, embrujos, versos, invocaciones, encantamientos, abracadabras, conjuros poéticos: juegos de palabras, que se pueden blandir a modo de talismanes provisorios para cuidar la vida cuando las fuerzas del encierro acechan.


Del bajo latín precaria

f. Plegarias de lo sensible


1.

amores rayando

un borde


caen


del estruendo

despierta vida



2.

irrevocable vulnerabilidad de lo vivo:

interroga márgenes

haz de lo imposible

un cuerpo



3.

sutil errancia de vivir:

traza cartografías de lo impasible

busca refugio

en lo imperceptible



4.

orilla de lo invisible

acuna

postergadas pieles

transidas de palabras

que vendrán

a descoser la lengua



5.

no hay otra piel

que la noche

para arropar el sueño

no hay otro porvenir

que la piel

para arropar el sueño

de la noche



6. (se entona al son de sana, sana, colita de rana)

sana, sana,

desamparo sin calma,

si desesperas hoy

cuéntame qué nanas

mientras tanto mañanas


Nana: del quechua nánay. Pequeña herida, rasguño o golpe doloroso. Onomatopeya que consuela un dolor.




7.

¿qué dolemos qué

interminable piel

del despojo

qué cantos qué

mitigarán este sonoro insomnio?



*Intervención realizada en el marco de la acción de presentación del documental "El porvenir de la vida en común" durante el último teórico del 2° cuatrimestre de gruposdos.




Adam Hall - "El despertar " - 2022 - impresión giclée de archivo en papel de trapo de algodón - 16 x 20 pul.

Entre las figuras poéticas y retóricas, Adynata (plural de Adynaton, que suena a palabra femenina en castellano) compone lo imposible. Procura insurgencias, exageraciones paradojales, lenguas inventadas, disparates colmados, mundos enrevesados, infancias en las que “nada el pájaro y vuela el pez”.

bottom of page