top of page
  • Foto del escritorRevista Adynata

La insistencia de confiar en las palabras / Dalila Iphais Fuxman

Confiar, confiar, confiar.

Confiar en las palabras.

Volver a tejerlas.

Salir a buscarlas,

Encontrarlas abajo de la cama, 

en los sueños o en las pesadillas,

en una esquina, riendo con cercanías.


Recuperar palabras que nos resulten exquisitas, sabrosas,

soltar ya las insulsas, 

las desabridas, 

las que se nos gastaron.


Buscar, buscar, buscar,

Buscar las palabras que rodeen estos tiempos,

con la curiosidad atenta,

y los cuidados necesarios.


Reaprender con quiénes otra vez, 

una y otra vez, una vez más.


Establecer acuerdos mínimos, 

para estar, 

para no estar, 

para entrenar irse

y que volver sea una posibilidad.


No juzgar, no juzgar, no juzgar.

No juzgar y tampoco tratar de entender,

(tal vez sean momentos de morderse la lengua,)

ahora no podemos, 

todavía no nos sale,

lo vamos a ir desenmarañando con las alianzas necesarias, 

con el insistir en la paciencia.


Escuchar, escuchar, escuchar.

Escuchar todo otra vez, 

como si fuera la primera vez.

Afinar el oído, 

percibir nuestros bordes sordos, la indolencia del oído en los gestos mínimos.

Y quiźas entonces sólo doler.


Bajar, bajar, bajar.

Bajar, a la vez, el tenor con que resuenan las palabras,

para deglutirlas, 

para digerirlas, 

para buscar cómo no ser aplastadas por ellas y que se vuelvan destino.


Inventar, inventar, inventar.

Inventar los augurios que abracen estos tiempos,

Los conjuros para surfear los momentos en que la marea, la ola, se retira.

Volverse playa-promesa,

arena-memoriada,

espuma que sospecha de sí cuando se 

desarma.


Los derechos los disputamos a la letra,

en las calles,

poniendo en entredicho el sentido establecido,

Tal vez se trate de conmover lo que se burocratiza en lo político,

Lo que se cristaliza, desmoviliza.


Barajar, barajar, barajar.

Barajar y dar de nuevo, 

dejar de pedir vacaciones o el fin de la lucha por lo conseguido.


Retomar la idea de postas, 

relevos necesarios.

Darse al paso,

al pasaje,

recibir ese alivio.


Que pase algo.

Que algo nos pase.

Que pasar por lo vivo se parezca menos al estremecimiento del miedo,

y más al ardor que la vida propone a cada paso en su incansable insistencia.


Arinze Stanley #1 De la serie: papel - personas 2020 Carboncillo y grafito sobre papel, 39.5 X 27.75 pulgadas


Commentaires


Entre las figuras poéticas y retóricas, Adynata (plural de Adynaton, que suena a palabra femenina en castellano) compone lo imposible. Procura insurgencias, exageraciones paradojales, lenguas inventadas, disparates colmados, mundos enrevesados, infancias en las que “nada el pájaro y vuela el pez”.

bottom of page