top of page
  • Foto del escritorRevista Adynata

Vencido / Guillermo Giampietro

Me doy por vencido

quiero hablarles de quien escribe

estos versos

antes de que se vaya

enredado en el tùrbido esplendor

de palmeras luminosas

en patrulla entre esferas celestes

y sueños inmorales


Me doy por vencido

entre las cosas que fueron

y hoy no son

un sol dibujado

la hermana que se fue

de la vida

juguetes de plástico bajo la lluvia

crema de cacao

labios que detienen la luz y el viento

de los infiernos

en una siesta

de verano.


Me doy por vencido

entre licàntropos, murciélagos

y espasmos

lavado con piedra pómez

en el frío

del inframondo

mintiendo

para terminar en el barro

acuchillado en lo profundo de la noche

siguiendo perros de la calle

y marcianos fumigados con extintores

en las terrazas

de una ciudad perdida

en el sur

del mundo.


Me doy por vencido

mirando una comadreja con tres cabezas

a los hijos de las arañas peludas

y a los flamencos distantes

de la laguna oscura.


Velando un lagarto gigante

muerto

en el borde de la carretera

mientras me rindo errando

secando el yo que confirma

en el sol de la mañana

la voluntad de su credo

me doy por vencido

y por ello

con palabras e intervalos

intento sin lograrlo

hablar a quienes leen

de quien escribe

estos versos.


v. Nicolás Koralsky De las texturas opuestas 2024 Fotografía toma directa

Kommentare


Entre las figuras poéticas y retóricas, Adynata (plural de Adynaton, que suena a palabra femenina en castellano) compone lo imposible. Procura insurgencias, exageraciones paradojales, lenguas inventadas, disparates colmados, mundos enrevesados, infancias en las que “nada el pájaro y vuela el pez”.

bottom of page