• Revista Adynata

29 de mayo / Marcelo Percia

El hermano mayor de mi amigo escribió, en 1969, un poema que decía así:


“Al volver del mercado, se sentó en la cocina para esperar a su compañero, muerto en Córdoba el mes pasado”.


Nunca dejé de admirar ese verso que sentí, entonces, perfecto.


Tenía catorce años.


Se podría objetar que el escrito ubica a una mujer en la cocina y de regreso del mercado.


Sin embargo, ese relato de una muerte acontecida en la ciudad de la revuelta posibilitaba decir el pesar y la ausencia, la soledad y el silencio de los días.


Recuerdos traen afectos que no se saben.


Tal vez, en esa sola línea, supe la escritura como duelo.


Marcelo Brodsky, A rua e nossa 2014 - 2018

180 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo