top of page
  • Foto del escritorRevista Adynata

Adynata Mayo / VPS

A esta edición de Adynata, contradiciendo este otoño en el que andamos, le crecen ramas, flores, frutos y hojas, hojas que titilan.

Jardines, malezas y hasta la maravillosa desmesura de un ecosocialismo.

También viento árboles / de aguacate chirimoya y taxo.

A veces rosas, a veces zapallos cósmicos.

Incluso naranjas, en el año de la humillación.

Hay nogales de un jardín con boquete en la medianera, en la Ciudad Jardín de la conmovedora Caligrafía Nómade de este mes.

Y en Dijiste, un lobo se asoma “en la maleza gruesa de mi casa”.

Otro lobo más, amante de las plantas, se cuela en la escritura que trae Fabio Lacolla.

Y otro amante de las plantas, Sigmund Freud, aparece viajero en la tercera entrega de Plaza Miserere.


Hay también flores del mal, en la presencia de su autor entretejido con Lacan vía nuestro querido Oscar Masotta - el organizador de la Primera Bienal Mundial de la Historieta celebrada en el Instituto Di Tella de Buenos Aires en 1968- que entreteje Fernando Dawidzon, en el texto Lo mismo es lo otro, a través del mito de Atreo y Tiestes en una lectura del cuento La carta robada del magnífico Edgar Alan Poe.


Coni Banús nos trae muchos picaflores, esos que “no saben cómo llegaron ‘hasta acá’” y esos que, "Nunca se posan. Están a dos metros del suelo".


Hay también objetos perdidos y unas claraboyas para Confeccionar la defensa.


Y entre muchas tentaciones de lecturas más, Doris Lessing y la señora directora Marce Guevara hacen brotar irreverencias furibundas contra esas lecturas obligatorias y obligadas.


Así, mes a mes en estos poco menos de tres años, Adynata insiste en sostener esa maravillosa y casi obstinada decisión “de pensar la clínica pensando la literatura”.



s/título obra de V. Nicolás Koralsky sobre fotografía de VPS 2023.

Comments


Entre las figuras poéticas y retóricas, Adynata (plural de Adynaton, que suena a palabra femenina en castellano) compone lo imposible. Procura insurgencias, exageraciones paradojales, lenguas inventadas, disparates colmados, mundos enrevesados, infancias en las que “nada el pájaro y vuela el pez”.

bottom of page