top of page
  • Foto del escritorRevista Adynata

“El ultraje de los dioses" de Vicente Zito Lema: el amor desnudo / Fabio Lacolla

El Ultraje de los dioses: el crimen de la pobreza y la belleza espantada, es un libro póstumo de Vicente Zito Lema que fue publicado en el mes de abril de este año por Editorial Sudestada. Dice Natalia Bericat en el prólogo: "Este libro es una partitura donde lo sutil se vuelve vertiginoso y caótico. Una exaltación a la belleza que es motor y arma para combatir a los verdugos. Se podría hacer la revolución buscando la belleza, dijo alguna vez Vicente. La sonoridad de los versos se mete en la piel para despertar del letargo: un círculo eterno donde en la repetición y en la pregunta centellean las definiciones de lo que tenemos enfrente y no podemos ver." De poeta a poeta, Fabio Lacolla, nos regala estas palabras sobre este libro que es belleza en estado puro:


Vicente está escondido buceando entre horizontes de crueldad y atardeceres bellos. Se oculta entre sus pasiones spinozianas para describir, con total belleza, las atrocidades del mundo. Nos habla al oído con voz firme afirmando que, para que los actos del mal ocurran en su potencia, también se precisa de una estética, sea que los cuerpos del martirio social se arrojen a las aguas, se profanen en un basurero o se humillen por Thánatos en el medio de la calle. Siempre dijo que todo tiene su belleza… aún los actos más crueles. ¡Que difícil fue entenderlo!

En "El ultraje de los dioses: el crimen de la pobreza y la belleza espantada" Vicente Zito Lema permitió que su alma divague mientras la peste se hacía carne entre ausencias y plomo, en las despedidas silenciadas. Sus ojos siempre supieron hablar, aun cuando su palabra fue mutilada y en su mirada habitó la poesía junto a los instantes de ternura y el compromiso con los olvidados y las abandonadas.

Poder reír sin migas de terror, la risa de Vicente es la cura perfecta para el desamparo, su poesía también nace de ahí. Este libro enseña que puede hablarse de amor sin romantizar el concepto, sino más bien desnudarlo para dejarlo en la intemperie de las realidades sociales que son injustas, crueles. ¿Cómo hará este poeta para iluminar las sombras del horror? Y ahí está su crucigrama manuscrito que, con la expertis de un relojero, deforma el tiempo para hacerlo jugar a favor de la justicia revindicando el derecho a la pobreza digna.

Vicente está escondido en la bella transformación de las nubes que arrima alegría a los labios y claridad en las miradas. Cuenta que el silencio de la estrella matutina entre las nubes, sirve para que los hombres que deciden a punta de saliva o a punta de pistola, decidan si van a transformar la realidad para el lado del bien o para el lado del mal.


¿En semejante mundo podrá la belleza ser sombra de su propia luz…? Me pregunto: ¿quién será esa sombra que me acompaña mientras camino por las calles embarradas del conurbano abrazando ilusiones y auscultando un dolor? Dice Vicente que el panóptico no perdona las sombras que despiden los restos de belleza. Que en las sombras sin mañana se esconde esa vieja mendiga, la locura. Las sombras también forman belleza, aunque esa misma belleza pueda marchitarse en la sombra misma.

En "El ultraje de los dioses" Vicente nos acaricia con el filo de un cuchillo en cada palabra y nos hace ver que el precipicio no está tan lejos, sencillamente porque el cuerpo de la pobreza ha sido puesto por fuera del espacio.

Fuente: Revista Sudestada 18 de marzo 2023


https://www.libreriasudestada.com.ar/productos/el-ultraje-de-los-dioses-vicente-zito-lema/



Comments


Entre las figuras poéticas y retóricas, Adynata (plural de Adynaton, que suena a palabra femenina en castellano) compone lo imposible. Procura insurgencias, exageraciones paradojales, lenguas inventadas, disparates colmados, mundos enrevesados, infancias en las que “nada el pájaro y vuela el pez”.

bottom of page