• Revista Adynata

Notas en espera / Daniel Rubinsztejn

“En la vida anímica individual aparece integrado efectivamente “el otro” como modelo, objeto, auxiliar o adversario, y de este modo la psicología individual es al mismo tiempo y desde un principio psicología social… “.


S. Freud ,1921



Presento algunas notas en una sucesión que espera iniciar y componer un ensamble (diálogo), con otras en una nueva melodía que al oírla (leerla) genere el deseo de más notas.


1.

En el libro realidad y juego, D Winnicott relata una sesión con un paciente, un diálogo que conmueve a ambos:


W: -No se trata de que Ud. le haya dicho eso a alguien, soy yo quien ve a la mujer y oye hablar a una mujer, cuando lo cierto es que en mi diván hay un hombre. El loco soy yo.


P: -Nunca pude decir sabiendo que soy un hombre, soy una mujer.


En las asociaciones dice que su madre vio a una niñita cuando lo vio recién nacido, antes de pensar que era niño. Durante su infancia no lo veía como un varón. (Pag 103)


Esta sesión que, como dije, los conmueve y relanza el análisis que se encontraba estancado, revela que la posición sexual se constituye inconscientemente en relación al otro, a los deseos y goces, al ideal del otro. El inconsciente es trans-individual: no es mí Inc, ni tú Inc, ni nuestro Inc. Extraño e íntimo, topología de un adentro que es afuera y de un exterior que es al mismo tiempo interior.


Del mismo modo pienso la relación al cuerpo, a la sexualidad polimorfa y perversa. Lo retomaré.


2.


Hace poco tiempo un grupo de personas se juntó en el obelisco y a los gritos quemaban barbijos con el argumento, entre otros, de que nadie los podía obligar a usarlos, que tienen derecho a no usarlos, que se viola su libertad, que hay dictadura “infectadura”, que se trata de su cuerpo del que son… dueños.


En estas semanas se discute en el Congreso la interrupción voluntaria del embarazo (IVE), algunos argumentos a favor de este derecho sostienen “que es mi cuerpo y yo decido; nadie decide que continúe un embarazo que no quiero”.


Los denominados anti derecho, sostienen que se trata de un derecho a la vida en su posición contraria al IVE.


Como vemos no es suficiente invocar un derecho para que se trate efectivamente de derecho. Abolir el aborto clandestino es una propuesta comunitaria. Se trata de la comunidad: el aborto clandestino ocurre y amenaza la vida de las embarazadas.


Frente a la pandemia, usar barbijo para cuidarse y cuidar a otros. En algunos países se multa a quien no lo use. Políticas que van más allá del yo, es decir lo común más allá de mí.

En 1979, ante el exceso de población, China inicia una política de planificación familiar, se decreta que las parejas solo pueden tener un solo hijo. Se multa a quien tiene más de uno. El decreto se anula en el 2015 y se comienza a alentar que las parejas tengan varios hijos. Políticas, –siempre en cuestión- para la comunidad.


El deseo de hijo no se puede legislar ni para prohibirlo ni para alentarlo, es deseo inconsciente.


R. Barthes decía que los efectos de una huelga son en principio la noticia de que vivimos con otros, en relación a otros, que si no podemos viajar o hay basura en la calle por la huelga nos afecta lo que a ellos los afecta:” … los papeles de contribuyente, usuario, militar son murallas demasiado débiles para oponerse al contagio de los hechos y que dentro de la sociedad todos se vinculan con todos” (Mitologías Pag 140)


3.


De lejos se escucha lo mismo: mi cuerpo, pero de cerca el mismo grito es otro. El tono - grito, consigna - no elimina el malentendido. Se escucha distinto según quién lo enuncie a quién lo dirija y en qué momento lo manifieste.


Nuestro momento reivindica un mi cuerpo frente al abuso, a la violencia institucional.


Sin embargo, la expresión mi cuerpo vela la extrañeza que emerge en la sensación angustiosa y en los síntomas- cuerpo extraño lo llama Freud-. La imagen del cuerpo como precipitado de identificaciones -Masotta decía cementerio de identificaciones- resalta su otredad.


Tal vez el encuentro con el cuerpo se encuentre en el dolor: toda el alma habita en el dolor de muelas decía Freud, pero es necesario señalar que el dolor puede estar dirigido a otro: me duele por él para él, por ella para ella, “con mi dolor hago sufrir a”.


El derecho a la identidad, enorme conquista social, vela como en el ejemplo de D Winnicott que se trata de identificaciones y la llamada identidad es el precipitado de una serie. La idea de individualidad rechaza que nuestra existencia siempre es social: en relación al deseo del Otro, que inyecta con su mirada y su voz deseo; que contagia libido, amor, locura, muerte y malignidad.


La idea de individualidad, identidad, tensa la presencia de otros cuerpos que nos preceden con deseos, que marcan a cada uno, que paradojalmente, no es un uno.


DANIEL RUBINSZTEJN

12/2020




Imagen: Cromoactivismo, "Verde generoso pizarrón”, mayo 2017.



245 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo