• Revista Adynata

¿Por dónde empezar? / Ioniatan Boczkowski

¿Por dónde empieza un cuatrimestre?

¿Empieza donde quedaron las materias del año pasado?

Y si no es así entonces ¿borrón y cuenta nueva?

¿Empieza a partir de la calma que sigue al estrés de un sistema extraño de prioridades en las inscripciones?

¿Empieza en medio de una pandemia?

¿Empieza quizás al final de la pandemia?

¿Empieza cuando el sistema académico indica, mientras que la pandemia se registra en otro calendario?

¿Empiezan el cuatrimestre estudiantes que brotan como girasoles en medio de un aula (o un Zoom)?

¿De dónde brotaron?

Quizás el cuatrimestre empieza siempre por el medio: ni comienzo ni final; un continuo complejo que se resume cotidianamente en la expresión “la vida misma”.

¿Acaso no saben nada sobre “Grupos”?

¿Acaso no saben nada sobre la facultad?

¿Acaso no saben nada sobre la pandemia?

¿Acaso no han estado en cuarentena?

¿Acaso no han pasado dolores?

¿Acaso no pasan dolores al lado suyo, tal vez imperceptibles?

¿Acaso no se prendió fuego la Patagonia?

¿Acaso no asesinaron a 47 mujeres en los primeros dos meses de este año?

¿Acaso no recibieron lxs docentes de la UBA un “aumento” del 7%?

¿Acaso no se han cursado materias con hijxs en brazos?

¿Acaso no se han trabajado más horas, o no se han despedido más trabajadorxs?

¿Cómo hacer para que el cuatrimestre empiece desde ahí?

Ni hoja en blanco, ni separación de la facultad y la vida, ni “vengo a estudiar, no a hacer política”, ni “buen día, alumnxs, hoy vamos a ver técnicas grupales”.

Todas las materias se anclan en la vida -esa palabra tan abstracta, a veces, pero tan política siempre-, pero pareciera que lo olvidan.

Nacen de luchas de fuerzas e impactan en dichas luchas, sólo que la calma y el silencio de las aulas a veces lo disimula, mientras que el barullo de los pasillos y las calles lo recuerda.


Dice el Colectivo Transversales:

“Toda situación “normal” se funda en un olvido que ella no puede “ver” ni “asumir”, porque tal olvido es necesario para la reproducción de la normalidad. No impugnamos que haya un corte o una sutura, porque entendemos que organizar es cortar y suturar. (Todo problema político pasa por cómo cortar o suturar, dónde, cuándo y para lograr cuáles efectos). Impugnamos que, simultáneamente, se realice un olvido del acto de cortar o de suturar.”


Entonces es a partir de esta premisa que empieza esta cursada: no hay “fuera” de la política, y no hay forma de cursar en una universidad pública sin trabajar sobre la vida.

Veremos cómo esto afecta al concepto de “grupos” a lo largo del cuatrimestre.




IMAGEN: Yoshitomo Nara, Sin Titulo ( "Las ovejas nunca pueden dormir” ), de la serie: “Time of my life”. Rotulador sobre papel de cuaderno,1992-2000, 14.9 x 10.5 cm

100 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo