• Revista Adynata

PROSCRIPCIÓN EN PSICOLOGÍA DE LA UBA: UNA FACULTAD TOMADA

Actualizado: jun 1

ALTERNATIVA DEMOCRÁTICA #OtraFacultadEsPosible Hace ya demasiados años que la Facultad de Psicología de la UBA es gobernada por una alianza de reformistas autopercibidos, que, invocando la gesta estudiantil de 1918, representan más bien todo aquello que la Reforma Universitaria vino a cuestionar. Hace más de tres décadas que en esa institución no existe una verdadera alternancia democrática entre grupos políticos diferentes. En el claustro de profesores, desde 2002, ni siquiera se presenta una lista opositora. Así, las elecciones de 2006, 2010, 2014 y 2018 fueron meros actos formales: sólo se pudo elegir entre el oficialismo y el voto en blanco. Y no porque el oficialismo concitara un consenso unánime, sino porque progresivamente se fueron reduciendo las posibilidades de presentar propuestas opositoras.

Todo indicaba que este año pasaría lo mismo. Sin embargo, apareció una posibilidad, una esperanza, de la mano de un nuevo Reglamento Electoral, que a la vez que promovía la paridad de género relajaba algunos requisitos formales. Particularmente, se suprimía la necesidad de incluir 8 profesores titulares regulares en las listas. En efecto, a partir de 2019, el reglamento sólo pide que las listas incluyan 8 profesores titulares (sin especificar la categoría), y que la mitad de sus integrantes sean mujeres.

Interpretando ese reglamento a la letra, un grupo de profesores de la casa, que hace un par de años nos venimos reuniendo, fuimos armando pacientemente una propuesta electoral: “Alternativa Democrática”. Advertidos de esta situación, los consejeros profesores oficialistas (es decir todos los consejeros profesores) junto con sus aliados aprobaron sobre tablas un cronograma con plazos exiguos (tres semanas para la presentación de listas y cinco para las elecciones), previendo una votación presencial y obligatoria en pleno pico de la pandemia: el 2 y el 3 de junio.

Después de denunciar esta situación, irresponsable en lo sanitario y desmovilizadora en lo político, logramos de todos modos presentar nuestra propuesta electoral, que no recibió impugnaciones en los plazos establecidos. No obstante, “Protagonismo Universitario” (la lista que presentó el oficialismo) tenía serios problemas formales. No contemplaba la paridad de género ni la representación de los profesores adjuntos (que son mayoría en el claustro) en los primeros lugares. Nuestra lista observó esos errores, pero sólo impugnó la subrepresentación de los adjuntos. Que hubiera “demasiadas mujeres” era algo que saludábamos, y que no íbamos a impugnar desde una posición reglamentarista.

Sin embargo, el 27 de mayo, la Junta Electoral, compuesta solamente por el decano y por los representantes de las mayorías que lo eligieron (y que hoy lo siguen acompañando), tomó una decisión gravísima. A la vez que “perdonó” los errores de la lista de “Protagonismo Universitario” descalificó a la nuestra en virtud de un formalismo selectivo. Según el dictamen de sus miembros (todos hombres), nuestra lista no contaba con los 8 profesores titulares requeridos por el Estatuto. Según una interpretación restrictiva y amañada, los profesores titulares consultos no serían verdaderos titulares. Sólo serían “consultos” (a secas), aunque sus designaciones digan lo contario.

Según esta interpretación (que sólo se basa en el Estatuto de 1960 y olvida el Reglamento de 2019), los únicos profesores titulares son los regulares. Eso podía ser cierto en 1960, pero ya hace décadas que existen los titulares consultos y que pueden ser candidatos. Esta resolución de la Junta, aunque promueva la inclusión de las mujeres, discrimina de manera flagrante a los titulares consultos. Si el Estatuto y el Reglamento piden 8 titulares, la Junta sólo acepta que sean regulares (por más que ese requisito se haya eliminado en 2019 y por más que la creación de la categoría de titular consulto sea posterior a la redacción del Estatuto).

¿Por qué este énfasis en que haya 8 titulares regulares? Porque es el reaseguro de que nunca más haya competencia electoral. ¿Cómo se lleva eso a la práctica? Se dosifican los concursos de titulares al máximo y sólo se sustancian los de los profesores probadamente “amigos”. Los profesores titulares que se jubilan o fallecen rara vez se reemplazan (en la última década sólo hubo 6 nuevos concursos, 8 jubilaciones y dos fallecimientos). Así, los titulares de nuestro claustro son cada vez menos. De los 31 que quedan en la actualidad, 22 han sido consejeros por mayoría o incluso funcionarios de sucesivas gestiones.

En este contexto, exigirnos que llevemos en nuestra lista a 8 profesores titulares no sólo es una forma de proscribirnos sino que también es un modo de preservar ese sistema perverso que condena a los profesores opositores a la extinción. Por esa misma razón, aprovechando el nuevo Reglamento, nos dimos el lujo de incorporar profesores notables de generaciones anteriores. Sin embargo, a los que nos proscriben, ese Reglamento sólo les interesó para auto-eximirse de la paridad de género. Para excluir a “las viejas y los viejos”, se reservaron la interpretación más dura de un Estatuto que no está actualizado.

Pero aquí estamos, con nuestrxs queridxs notables, con nuestrxs jóvenes docentes y con lxs estudiantxs, con nuestra diversidad de colores y de ritmos, con nuestro entusiasmo y nuestras cicatrices. Aquí estamos, junto a todxs ustedes, defendiendo desde hoy, también en la justicia, en las redes y en los medios, la Facultad de Psicología que soñamos. Por eso, en el día de hoy, hemos denunciado este proceso antidemocrático. Hemos impugnado estas elecciones fraudulentas, para que no vuelva a suceder, como si nada, lo que viene pasando casi siempre. Hemos pedido la postergación de las elecciones como medida cautelar, hasta que se decida sobre la legitimidad de nuestra exclusión y hasta que disminuya el riesgo sanitario.

Nosotrxs sabemos que, en esta lucha tan desigual, no estamos solos. Sepan ustedes que, en estos momentos, lxs necesitamos más que nunca para que esta proscripción no pase desapercibida. Para que no quede en el olvido ni en el silencio. Por una alternativa democrática en la universidad pública.


Para sumarse a la lista de adherentes, hacer clic aquí




Intervención del Colectivo Arte Bajo Cero para la Jornada Grupos II 2015, curada por V. Nicolás Koralsky


125 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo