• Revista Adynata

Sesiones en el naufragio (1) / Marcelo Percia

Atenciones y alertas


Uno de los hermosos regalos del psicoanálisis reside en la expresión “atención flotante”.


Bion, siguiendo esa idea, sugiere una escucha “sin memoria y sin deseo”. Un ejercicio de suspensión moral, un vaciado de todas las ilusiones del sí mismo.


Sin memoria y sin deseo se podría leer como sin memorias personales y sin deseos propios, como membranas de pasaje de memorias y deseos de una época.


Sensibilidades, a veces, confunden atención con alerta.


Alertas presienten peligros, permanecen con la piel erizada, pasan el día y la noche en guardia prontas a defenderse o atacar.


Alertas, a veces, escuchan sirenas de la historia.


Atenciones detectan lo súbito. Se demoran en inquietudes y sosiegos. Tienen la piel porosa, practican cuidados, descansan conciliadas con el miedo.


Saben incertidumbres y saben la espera.


Alertas simplifican abundancias de lo vivo, se especializan en lo que daña.


Atenciones no pueden absorber lo inconmensurable, deambulan permeables a las contingencias, sueltan sentidos en un instante de eternidad.


Tanto alertas como atenciones chocan contra lo irreductible. Eso que no se llega a escuchar.


La efímera llama que se apaga en el silencio.



The Lovers III, 2008: Zineb Sedira

372 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo